11-11-11

¿Qué es 11:11 11/11/11? (por Laura Rangel Salcedo)

Mi querida amiga Yaz, me preguntó ¿qué onda con lo de este viernes a las 11:11? ¿Qué hay que hacer? le dije: voy desayunar contigo. El famoso 11/11/11 a las 11:11. Hay muchísimas interpretaciones y consejos al respecto, muchos puntos de vista muy variados, sin que ninguno sea el más correcto ni el menos equivocado. Se trata, más bien, de una experiencia personal, de qué quieres para ti y de cómo tú vives tu lado espiritual, tu conexión con el universo.

Por eso, en respuesta a la pregunta de mi amiga, quiero compartirles mi experiencia. Lo que yo hago, funciona para mí y me conecta con el universo. Espero que te funcione a ti también, pero lo ideal es que cada quien busque su propia forma de conectarse. Lo que para mí representan estos "unos", esta fecha y lo que yo hago, lo que yo voy a hacer este viernes a las 11:11 es igual de correcto que cualquier otra cosa, no hay forma de equivocarse porque el universo es flexible, no hay reglas estrictas, ni recetas de cocina, ni rituales mandatorios. Sé flexible tú también y haz lo que te den ganas de hacer, con alegría y entusiasmo.

El número uno representa lo siguiente:

        a)      la unidad             b) la independencia         c) la obtención de nuestros deseos.

Los incisos a y b suenan como opuestos pero funcionan juntos, no se eliminan, se complementan para crear el equilibrio del que tanto hemos estado oyendo con diferentes nombres: "Inlakesh" dirían los mayas, "Unidad" dirían los Deekshas, "Yo Soy" dirían los metafísicos, etc. Significan el equilibrio en la relación entre el universo y yo.

Respecto al inciso c, cada vez que el "universo" me manda "unos", ya sea solitos, en pares, en tercias o cuartetos, pienso en mis deseos, porque de alguna forma, estos unos, me están abriendo la puerta para que los obtenga, como cuando apagas las velas del pastel de cumpleaños. Cuando se me aparecen unos, el universo me está diciendo “¡ahorita! pide tus deseos”, en ése momento dejo a un lado lo que estaba pensando y me enfoco en mis deseos, ése sueño de cuento de hadas que me he ido imaginando, cambiando y complementando con el tiempo, donde incluyo a todo mi entorno, a toda la humanidad y a todo el universo, tanto en tiempo como en espacio.

Algunas personas me han preguntado ¿porqué algunos deseos se cumplen y otros no? Yo me acuerdo de lo que decía mi madre “en el pedir, está el dar” y allí puede que esté la clave. Te voy a decir qué ingredientes llevan mis deseos, recuerda que no es una receta mágica, ni que yo tenga razón o esté en lo correcto, sino que en mi experiencia así es cómo se me conceden.

Verdad: tengo clara la intención de mi deseo, qué pretendo al desear eso, para qué lo quiero.

Inofensividad sincera: mi deseo es totalmente positivo y bueno para todos, sin excepción.

Responsabilidad: la habilidad para responder con lo necesario sin invadir voluntades ajenas.

Pensamientos amorosos: yo elijo qué quiero pensar, pienso en “dar por el gusto de hacerlo”.

Palabras alentadoras: que sean verdad, amables y necesarias.

Acciones constructivas: hacer lo que pregono en mis deseos, vivir así, alegre y positiva.

Saber: desear desde la cima de la fe, saber lo que realmente creo y no lo que pienso que creo.

Flexibilidad: aceptar los cambios necesarios para que mis deseos (y otros mejores) se cumplan.

Humildad: espiritual y de todo tipo.

Lo que yo haré este viernes a las 11:11 (y todos los demás días) es vivir por la diversión que hay en vivir, jugar con lo que me toque, amar por el puro gusto de hacerlo, reír, cantar, bailar, brincar, comer, dormir, servir, TODO lo haré por la diversión y por el gusto de hacerlo.

 

En mis deseos, te deseo lo mismo.

Más artículos

Contáctanos

 
Copyright © 2009-2013 www.8infinito8.com y/o Laura Rangel Salcedo
Todos los Derechos Reservados
 
  Site Map